sábado, 14 de mayo de 2011

Jerez: Morante y Manzanares mano a mano

Por José Daniel Rojo

Tenía ganas de ver toros en Jerez de la Frontera. Nunca antes había tenido la oportunidad de hacerlo y la verdad es que me apetecía para conocer su plaza y su afición. Por ello, escogí la tarde de ayer viernes para presenciar el mano a mano entre Morante de la Puebla y Manzanares, uno de los carteles, según mi parecer, más interesantes que se pueden ver en la actualidad.

Sin embargo, una vez presenciado el festejo me quedó un sabor agridulce, quizás me había hecho demasiadas expectativas positivas sobre la afición jerezana. Me topé con un público dispuesto a aplaudirlo todo, a pedir orejas a diestro y siniestro y ¿la autoridad? Pues idem de idem. Una autoridad verbenera. No sabría decirle si presidió el festejo el Sr. Presidente o el Tio Pepe.

La corrida de toros de Núñez del Cuvillo fue una corrida de toros de Jerez, ni más ni menos. Si no protestaron a los “novillotes” que saltaron al ruedo la afición del lugar no iba a ser yo quien pusiera el grito en el cielo. Será que allí estarán acostumbrados a eso, pero dicho sea de paso, los toros fueron más bien de plaza portátil, y a poder ser, de portátil de costa. ¡¡Qué de todo hay en la viña del Señor!!

No me pregunten porqué, pero tenía la impresión de que la afición de Jerez era mucho más seria, sinceramente. Pero claro, cuando la seriedad, el rigor y la educación no es ni tan siquiera mantenida por la autoridad que preside el festejo… no vayamos pues, a pedírsela a quienes adquieren una localidad con la intención de divertirse. El Sr. Presidente estuvo a su bola. La corrida empezó siete minutos más tarde porque el Presidente no aparecía en el palco. Empezamos bien; luego no correspondía, en la mayoría de las ocasiones, a los cambios de tercio solicitado por los matadores y tenía que recibir el toque de atención del asesor taurino y para más inri y la que gota, que para mi gusto, colmó el vaso, fue el abandonar el palco presidencial cuando aún había un torero en la plaza, el sobresaliente Antonio José Blanco, que tuvo que abandonar el coso sin el correspondiente permiso de la autoridad. ¡¡Manda narices!!

En cuanto a los toreros me sorprendió gratamente su disposición. De Manzanares me lo esperaba, pero de Morante tenía serias dudas por si durante la tarde lograría contactar con las musas que inspiran su toreo. Y la verdad es que si. Morante estuvo entregadísimo toda la tarde y en sus tres oponentes. Creo que de las tardes que con mayor predisposición he visto al torero. Pudimos saborear el toreo de capa, hubo algunos lances extremadamente bellos. Banderilleó en el quinto de la tarde, con los dos últimos pares mucho mejor y más meritorios que el primero. Y dejó mucha torería dibujada sobre el albero jerezano.

Manzanares cortó el rabo al cuarto de la tarde, pero perdónenme ustedes, como comprenderán no voy a entrar a discutir dicho premio con el que para nada estoy de acuerdo, pero habiendo escrito lo que ustedes han leído sobre el Presidente, ya se podrán imaginar, ¿verdad? Manzanares estuvo bien, muy bien. Muy templado, como acostumbra últimamente, pero aún sigo observando que continúa sin cargar la suerte y con muchos enganchones en la muleta. Aún así, disfruté mucho con su torero. Ya saben ustedes, que es de los toreros que más me emociona actualmente.

En el toro del rabo se produjo una situación, que no es la primera vez, y que creo que deshonra a la fiesta por completo. Manzanares invitó al ganadero Joaquín Núñez del Cuvillo a dar la vuelta al ruedo, y me pregunto ¿donde queda la figura del mayoral? Manzanares y Cuvillo abusan de un compadreo que parece lamentable en el campo de batalla. Es como si tuvieran el pacto hecho. “Yo te saco toros buenos y tu me sacas a dar la vuelta al ruedo” y al Mayoral que le den.

En definitiva una tarde entretenida y sobre todo, una tarde de emociones, al margen de la polémica, para un servidor fue tarde de emociones, porque como quiera que sea, estábamos ante los dos toreros del escalafón que más capacidad tienen para emocionar a la afición. Si todo esto se completara con el toro de verdad pues sería el acabose. Yo disfruté, y mucho, con Morante, Manzanares, pero sobre todo, con las guapas mujeres jerezanas que pusieron color y belleza a la tarde de toros.

Os dejo con video en el que se recogen los mejores momentos del festejo:

9 comentarios:

lesaqueño dijo...

es una corridilla. con eso bien pueden. si se ve eso en jerez....
no quiero comentar mas, no merece la pena.

MARIN dijo...

Eso digo yo, donde queda la figura del mayoral... en fin, cosas del torero moderno.
Un saludo.

José Pastor dijo...

Ya has probado taurinamente la cámara que te ha regalado tu santa. Buenas imágenes. Morante con el capote como los ángeles, y entregado y valiente. Tu admirado Manzanares, con un temple y una estética insuperables, pero sigue metiendo demasiado pico, no es que no cargue la suerte, la descarga, pero en fin es de lo mejorcito que podemos ver actualmente. Este ha sido el torero que he visto progresar más rápidamente desde que le vi de novillero. Los toros mejor no lo comento, unos rumiantes sin emoción, ejemplos del mediotoro moderno.

De todas formas me alegro mucho de que lo hayas pasado bien, en esa preciosa ciudad, donde además se come de órdago.
Un abrazo

malagueto dijo...

Jerez era antes plaza seria y con buenos aficionados, de lo mejor de Andalucía.
Se daba una corrida concurso que era un corridón siempre. Tenía dos ferias de figuras y se llenaba siempre la plaza.
Grandisimas corridas han dado allí Curro, Paula, Ordoñez, Bienvenida, Luis Miguel, Camino, Puerta, etc
Ahora ya no queda nada de eso y son cuatro gatos los aficionados que van a ver toros. Prima lo festivalero, el perritoro, lo fácil y mchas orejas...

Saludos

malagueto dijo...

Amigo Palmero, me ha dicho un pajarito que no pudo ud ir a Jerez, lastima prque su torero muy bien y valiente.
Le queda el buen video de Dani y se consuela un poquito.

Sí señor Pastor, totalmente de acuerdo con lo que ha dicho.
Seguro que quien ud sabe, piensa lo contrario.

Saludos

Anónimo dijo...

Daniel, excelente crónica, que diferencia de las.... Criticar todo lo que no te gusto y lo haces con la elegancia de una persona que trata de informar sin buscar para nada el protagonismo, esa es la gran diferencia con el....

Daniel, Jerez siempre fue una plaza muy generosa a la hora de conceder trofeos, pero lo más triste no es eso, es su absoluta falta de seriedad y de respeto a una muy buena afición. Estas plazas que juegan a su favor con el nombre de una leyenda ganadera y de mitos taurinos son donde con más facilidad te la suelen "colocar".
Efectivamente como dice Malagueto, Jerez contaba con la actual Feria del Caballo y la de la Vendimia y una corrida que se celebraba con el nombre de Corrida del Arte.

En Jerez el apellido Domecq a pesado y pesa mucho, y eso a veces no a sido tan bueno como puede parecer, sobre eso se podría hablar y decir mucho, pero diremos solamente una cosa en forma de pregunta ¿por qué se termino con la corrida concurso?.

Sobre la Corrida del Arte, empezó como su nombre indica con toreros artistas, desde Antonio Bienvenida, Antonio Ordóñez pasando por Curro Romero y Rafael de Paula etc etc, terminando toreando esta corrida Paco Ojeda y Espartaco, que fueron grandes toreros pero nunca catalogados como toreros artistas. Con esta corrida paso lo mismo que en Ronda con la Goyesca, que cada ver se está alejando más del prestigio que tenía esta corrida cuando Antonio Ordóñez estaba en activo.

Para terminar un brevísimo comentario al margen de lo taurino, de esta adorada tierra por mí, que la comparto con el Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda.

Nunca he compartido la burguesía jerezana, o lo que es lo mismo el "señorito de Jerez", y para muestra de ello, hacer un sondeo por los barrios de Santiago y San Miguel, cuna de la población gitana, gente totalmente marginada excepto algunos cantaores y toreros como Rafael de Paula, es algo parecido a lo que a pasado en Estados Unidos con los negros, los únicos que contaban eran los que ganaban medallas olímpicas.

Daniel una vez más enhorabuena y felicidades por tu crónica.

Saludos cordiales

Nacho

José Daniel Rojo dijo...

Amigo Nacho:

En primer lugar gracias por sus palabras y sus apuntes históricos, pero permítame decirle algo: me parece muy descortés por su parte que haga mención o quiera referirse a alguien y no ponga nombre propio a esos puntos suspensivos.
El Señor Francisco Picornell ha dejado en este blog crónicas dignas de elogio. Es más, para mi, el Señor Francisco Picornell es un maestro de quien tengo mucho que aprender, pues aporta a mi vida multitud de conocimientos taurinos. Y en ningún momento, le puedo asegurar, busca el protagonismo, esas palabras de su parte dejan clara evidencia de que no conoce al Sr. Picornell.
Yo, al igual que muchos aficionados, espero ansioso la vuelta al blog de mi apreciado amigo Picornell, pues creo, y además estoy absolutamente convencido de ello, que su ausencia deja un vacío importante e insustituible en Malaka Taurina.
Espero, deseo y confío que los aficionados sepan valorar algún día la libertad de expresión que abandera este blog y que esa "panda" de taurinillos de pacotilla que acabaron con las ilusiones del Sr. Picornell recapaciten y pidan, algun día, perdón, porque sus crónicas podrán gustar o no gustar, pero nunca se debió de haber pasado esa línea que separa la educación y las buenas formas del "chusmerío" más humillante.

Agradeciendo su atención, le saluda muy atentamente
José Daniel Rojo

Juan Antonio Palmero dijo...

Estimado Dani, me alegro sobremanera que disfrutaras en Jerez, estuve escuchando la retrasmisión radiofónica que hizo uno de los hermnos Dalton y me mordía los puños de rabia por no estar presente.
Todos los años paso un fin de semana en Sanlucar, coincidiendo con la Festividad de la Virgen del Carmen, y acudo a la corrida que dan, y eso si que es un a plaza de publo, se lidia un ganado vergonzoso.
Ya en agosto, voy otro fin de semana al Puerto, y sin ser para tirar cohetes el ganado es bastante más presentable.
En cuanto a Jerez, te doy la razón. yo las veces que he estado he podido comprobar que la afición es excasa, rara vez se completa el aforo, y además de toros entienden lo que yo de capar ranas.
Lo dicho, enhorabuena por la tarde, me alegro que te gustara Morante, y no por eso te voy a llamr "viuda".
Como siempre un fuerte abrazo.

José Daniel Rojo dijo...

Efectivamente Amigo Palmero, es una plaza difícil de llenar, porque a pesar de que los portales apuntaban en sus crónicas que la plaza estaba llena, he de decirte que en los tendidos de sol quedaron alrededor de 500 localidades libres. Y es importante anotar que había mucha gente que se había desplazado desde diferentes punto de la geografía andaluza. Si un cartel de Morante y Manzanares no consigue llenar los tendidos... mal vamos!!

Un abrazo.