jueves, 20 de agosto de 2009

La guasa malagueña


Por José Daniel Rojo

En Málaga lo de la guasa está de moda. En un afán de superar a los gaditanos, el malagueñismo se ha empeñado en aventajarlos, y por tanto llevan la guasa hasta unos límites que rozan la exageración. La idiotez. Más claro: la gilipollez.

Los carteles llamados mediáticos llenan los tendidos de analfabetos taurinos. La "maza" de Puche se apodera de Málaga para presenciar el espéctaculo que ofrecen unos personajillos, no confundir con toreros, que se hacen llamar Rivera Ordóñez y El Fandi. El otro, perdón, quiero decir, El Capea, se ha ganado a pulso la sustitución de El Cordobés, pues no olvidemos que cortó una "meritoria" oreja en San Isidro. A pesar de ello, el impresentable empresario que tenemos, el Sr. Puche, se justificaba en la radio, un ratito antes de la corrida, diciendo que es un compromiso que tenía y que pasara lo que pasara por la tarde, toda la responsabilidad era suya. Si señor, D. Fernando Puche, persona honrada y cabal. Con dos cojones.

Como iba diciendo, -con Puche es que se me va el santo al cielo-, el pueblo ha vestido sus mejores galas para presenciar el espectáculo ofrecido por estos tres mindundis. Y han ocupado los tendidos con una felicidad y una guasa... Éste público entendido que solo va a la plaza a dar por culo, suelta por la boca unas citas narrativas que ahora se dan en llamar "Nuevo Reglamento de la Maza".

A esto que va el gachón, que ocupaba su correspondiente localidad en el tendido, en el sexto toro, en el simulado tercio de varas, mal picado y "dise"... "Será cabrón er picaó, despué de picá tan malamente y ensima tiene la caradura er tio de quitarse er sombrero y saluá ar presidente. Manda cohone"

Como ustedes comprenderán, después de escuchar tal lindeza narrativa de boca de tan aférrimo aficionado no me ha quedado más remedio que reirme. Deben ser los efectos secundarios de la guasa malagueña.

Y en función de lo que se ha escuchado en el tendido pues así ha estado la tarde. Un desastre y una verguenza para Málaga y los que nos sentimos malagueños de corazón, aunque no presumamos de malagueñismo ni poseamos las dotes suficientes para entender la guasa malagueña.

Rivera Ordóñez debería haber sido amonestado por continuar la lidia de su primer toro a pesar de que se partió las dos pezuñas.

Al Fandi se le concedió una oreja pueblerina y deshonrosa.

Y El Capea...El Capea más vale qué el padre le diga que ya está bien de tomarle el pelo a la gente.

La presidenta, Ana María Romero, como siempre, viéndosele el plumero y defendiendo los intereses de la empresa. La corrida del Marqués de Domecq nunca debió haber pasado el reconocimiento, pues no eran toros aptos para Málaga. Pero la niña presidenta sigue a lo suyo, haciendo daño a la afición y su ciudad, y ganándose además el nombramiento oficial de persona non grata en la capital de la Costa del Sol. ¡Váyase Sra. Presidenta, váyase de una puñetera vez!

Y por último decir que en las puertas de acceso a la plaza sigue sin mostrarse la nota informativa de los toros a lidiar, como MANDA el reglamento, lo que demuestra que la empresa actúa como le viene en gana...pasándose el reglamento por el arco del triunfo.

Os dejo a continuación con el video resumen del festejo de ayer.

VIDEO DEL FESTEJO DE AYER EN LA MALAGUETA

2 comentarios:

María dijo...

Lo que pasa con la nota informativa del sorteo es que no lo ponen en todas las puertas. En las del tendido 6 yo ayer no las vi pero yo que entré al tendido 2 si estaban.

Un saludo! María.

Sintia dijo...

Me avergüenza y me ofende el trato que por parte de la empresa está recibiendo la fiel afición taurina de Málaga,y no me refiero a los que compran su entrada para ver al "guapo" de Conde o a El Fandi poniendo banderillas,sino a aquellos que confiados,año tras año sacan su abono para ver la prometida extraordinaria corrida de toros.Un buen embolso de dinero el que está haciendo el "señor" Puche gracias a esos llenos donde se exiben 6 gatos 6 y por los cuales no creo que pague mucho.

En cuanto a la guasa malagueña a veces habría que tratarla como ineptitud.Y yo soy malagueña,pero lo que es inaceptable es esa señora con el megáfono o la gente gritando al unísono durante la faena "música",además de el aluvión de insultos y descalificaciones.Quieren un concierto constante pero la música es un regalo a una buena faena y un buen toro o,por lo menos,esa es la filosofía que durante 25 años ha seguido el maestro.¡Que siga así!

Espero que los pocos días que quedan de feria podamos ver el verdadero arte pues,un buen pintor sin un lienzo de buena calidad no puede hacer su mejor cuadro.

Un saludo a todos.