domingo, 24 de mayo de 2009

Necesitan un nuevo plan de estudios

Christian un niño malagueño de 6 años hizo el paseíllo de la mano de Fernando Rey. Este crío padece una grave enfermedad genética que le ha producido una severa cardiopatía y necesita un trasplante de corazón, que ha de realizarse fuera de nuestra ciudad. Para ello es por lo que su familia ruega una ayuda económica. Cualquiera que desee ayudar a Christian puede hacer su aportación al siguiente número de cuenta: La Caixa: 2100 2529 33 0110466870.

NECESITAN UN NUEVO PLAN DE ESTUDIOS

Por Pacopi

Plaza de Toros de La Malagueta. 23 de Mayo del 2009

Final de la XIII edición del Ciclo de Becerradas de la Asociación Andaluza de Escuelas de Tauromaquia 'Pedro Romero'

Seis eralitos de Manolo González, bien presentados y de desigual juego. Afortunadamente los “bambis” de otros días se quedaron en el bosque.

Francisco Montero “Juli” de la escuela de Chiclana. Saludos desde el tercio tras aviso. Saludos desde el tercio tras dos avisos que debieron ser tres por el tiempo transcurrido.

Jesús Álvarez Escobero de Camas. Oreja. Saludos tercio.

Fernando Rey de Málaga. Oreja .Oreja.

Se impone una reforma urgente en los planes de estudios de las Escuelas taurinas. Reforma que debe ser profunda, incluido cuadro docente.

Esta tarde meditaba, cual bonzo, sentado en la ruda piedra de la Malagueta, sobre este particular. Observaba que los “finalistas” en esta singular competición, daban todo un recital de ratonerías taurinas. Todos las mismas, todos se colocaban fuera de cacho y casi todos metían pico muletero sin pudicia ni rubor. Casi todos dan el paso atrás a la hora de torear a la verónica. ¿Qué pasa aquí? me preguntaba…¡¡¡Ya está!!: ¡¡Las escuelas!!! Las escuelas llevan por el mal camino a sus alumnos pues, en vez de enseñarles como se da una verónica, como se da un natural, acudiendo si menester fuera a las tauromaquias, a videos, a libros taurinos, que los hay (el de Juan Pedro Domecq, no, que está en el “índice de libros prohibidos”), a la teoría de cómo se ha de interpretar cada suerte, recurren a explicarles como se cortan orejas engañando al público provinciano, y claro, los jovencitos, toreros en agraz, aprenden todas estas triquiñuelas como el trilero aprende a ocultar la bolita, pero no aprenden a ejecutar las suertes con pureza, y salen fotocopias malas (más malas aún) de Ponce y ¡¡horror!! del Fandi en banderillas. Señores profesores: están equivocando a los alumnos, les están dando una formación equivocada. No les enseñan a torear, les enseñan a cortar orejas. No les dicen que para citar al natural-es un ejemplo- hay que cruzarse con el toro, ADELANTARLE la muleta y tirar de él bajando el engaño.

Ha ganado el certamen un chaval de Málaga. Fernando Rey, es su nombre, de él me hablaba y no paraba Malagueto, al que respeto porque me educaron diciéndome que hay que respetar a los mayores… Pero hoy iba con la “escopeta cargada” para decirle cosas que no son de escribir aquí, por ver que no me cercene este escrito don Pastor que, a veces, se constituye en monja censora cuando decimos exabruptos de cierta intensidad. Lo cierto es que me he tenido que callar o meter la lengua en el… Este muchacho estuvo ciertamente bien con el tercer novillote de la tarde. Toreó muy bien con el capote. Con la muleta no sólo no metía pico, sino que le ponía la flámula a la altura del “cancamillo”, es decir, más adentro de la panza. ¿Defectos? Muchos, pero todos ellos corregibles. Y salió el sexto…¡¡la defecamos, la depusimos, la evacuamos, la ca…!! Se vislumbraba que podría ser el ganador, y tomó la “partitura” el director artístico de la escuela y empezó a dictarle la faena desde las tablas. Le diría que había que “darse importansia” y cortar orejas… Claro, el joven daba una bien, luego toreaba para la galería y salió de allí un “totum revolutum” de gran calibre, pero de torear poco. Eso sí, ganó el certamen con justicia.

Los otros dos compañeros de terna, ya digo, pico, descolocación, ratonerías, nada bueno en definitiva. De seguir así serán toreros vulgares que no llegaran a nada provechoso y, a lo peor caen en manos de algún taurino “sacamantecas” que les quita hasta las túrdigas.

Presidió, una vez más con acierto, el Sr. Viera al que desearíamos en el palco para encomiendas de mayor enjundia.

Un saludo.

BubbleShare: Share photos - Easy Photo Sharing

3 comentarios:

Pacopi dijo...

Cuando hablo del director de la escuela, me refiero al director artístico.
Un saludo

P.Pastor dijo...

Pues corregido queda en el post

José Daniel Rojo dijo...

Amigos Picopi and Pastor:

Me alegro que os haya gustado Fernando Rey y os haya casi convencido. Reconozcamos que es dificil encontrar a un chaval con esta edad y que toree de esa forma.

¡A queá con Dió!