lunes, 6 de abril de 2009

"REFLEXIONES DE PASION"


video

Algo del Domingo de Ramos en Málaga

He quedado gratamente sorprendido con el extenso artículo publicado por el actor y cofrade malagueño Antonio Banderas en un especial de Semana Santa en el diario Sur de Málaga. Creo que Banderas ha sabido captar en una amplia, profunda y, a mi modo de ver, muy acertada reflexión, el verdadero trasfondo religioso, social y cultural de la Semana Santa de Málaga, de la que muchos aspectos son extrapolables a otras ciudades de Andalucía. Del artículo que, bajo el título "Reflexiones de Pasión", firma Antonio Banderas entresaco los siguientes párrafos:

"El hecho religioso, en toda su pureza litúrgica, es naturalmente compartido por la mayoría de las personas que participan de una forma activa en las celebraciones de nuestra Semana Mayor, gente devota que desarrollan sus vidas en la fe católica y que entienden el culto externo que se le da a las imágenes como una forma de evangelizar, de proclamar el mensaje de Jesucristo y de realizar un acto de penitencia. Pero hay también personas amantes de la Semana Santa, no necesariamente integrados en las hermandades que, aunque abrazan el mensaje de amor de Jesús, y aceptan y hacen suyas las palabras del Galileo, pueden tener más o menos problemas con los dogmas de fe de la Iglesia o con las estructuras monolíticas de algunos sectores de la misma..."

"De la misma manera podemos encontrar otros núcleos de personas que, aunque reconociendo el poder espiritual y catárquico de estas celebraciones, no lo vinculan necesariamente al hecho religioso... Yo he visto personas no creyentes llorar como chiquillos, con una emoción que ni ellos mismos saben explicar de dónde les sale..."


"Otros se identifican con todos los aspectos culturales y artísticos relacionados con la Semana Santa, pero no lo hacen con sus aspectos religiosos, devocionales, o espirituales..."


"Podríamos seguir enumerando tribus que pueblan las estructuras o los alrededores de la Semana Santa y terminaríamos por coi
ncidir en un misma conclusión: la Semana Santa se ha ido desarrollando a través de los siglos por individuos o grupos de muy distintos pelajes, que han sabido convivir y construir juntos lo que yo considero uno de los movimientos populares más interesantes, profundos y contradictorios del mundo. Al que incluso los más contrarios no pueden, al menos, dejar de reconocerle su poder aglutinador de masas, y su carácter casi hipnótico y mántrico."

No hay comentarios: