jueves, 23 de abril de 2009

En el país de los ciegos...

El de Peñajara estrellándose en el burladero. Foto: Arjona/plazadetorosdelamaestranza.com

También se estrelló el "genetista ganadero" José Rufino con la corrida que trajo a Sevilla. Desrazada, floja, sin transmisión, desigual de presentación y sospechosa de pitones. Un auténtico fiasco de experimento lo de este cuentista parlante ganadero metido a genetista. Aunque en este país ya se sabe que puede pasar cualquier cosa y es posible que un sesudo político le proponga para el premio Nobel o le conceda una medalla al mérito ganadero. Don Rufino: los experimentos con gaseosa. Le recomiendo una nueva línea experimental: mande al matadero la bazofia de ganado que posee y seleccione como lo hacen los buenos ganaderos que quedan en el país. Barrera sigue sin superar la barrera de la mediocridad y la aflicción. Bautista sigue desvaneciéndose en su toreo vulgar y Bolívar parece remontar pero no acaba de cuajar. Cierto que en el zambombo sexto estuvo firme y valiente, y le supo coger las distancias, pero no acaba de romper y ya va siendo hora. 
 

EN EL PAIS DE LOS CIEGOS…

Por Pacopi

 

Sevilla 22 de Abril del   2009

Seis toros de Peñajara. Sospechosos de pitones todos ellos. El tercero era una raspa.

Antonio Barrera.  Silencio y Silencio

Juan Bautista.  Silencio, Silencio

Luis Bolivar. Silencio, Oreja.

 

Prescindo de analizar la sarta de sandeces que ha dicho el ganadero en el programa del Fenicio, durante el previo a la corrida, pues lo analiza con manifiesta brillantez el anciano Malagueto.

 

Hoy la lotería le ha tocado a Luis Bolívar, compatriota de nuestro amigo Tomás que allá en su Colombia lo habrá visto vía Internet en unión de sus múltiples siervos. Hoy a Bolívar le han regalado la oreja del sexto, el mejor de la tarde,  por dar unos mantazos. Una sola tanda dio medio potable por la derecha  pero metiendo pico y algún natural con el mismo defecto, echándose el toro para las afueras. Estocada delantera, desprendida y tendida. Oreja otorgada sin mayoría. Para el Fenicio parecía  que había resucitado Lagartijo el Grande.


En el tercero de la tarde, una raspa sospechosa de pitones, el colombiano metía pico a destajo, y la raspa le trompicaba la muleta. Se pone con el cuerpo arqueado, metiendo pico muletero y encima torea para afuera, pues al segundo pase estaba descolocado. Media pescuecera y tendida. Silencio.

 

Encabezaba el cartel Antonio Barrera. El primero de la tarde  perdió las manos  y cogió a la salida de un par a Paco Peña por el vientre para matarlo, afortunadamente sin consecuencias. Barrera bailó más que Javier Conde en tarde “triunfal”. Dio todo un recital de miedo, de no estarse quieto, de dudas y trapazo. Estocada desprendida y tendida. Silencio.


En el cuarto, siguió bailando, propinando mantazos por aquí y por allá. Anduvo en el ruedo con más pena que acierto. Estocada baja casi entera. Silencio.

 

Juan Bautista al inválido que hacía  segundo le propinó mantazos muy a su sabor, con enganchones ora por la izquierda, ora por la derecha. Se puso pesado. Pinchazo tendido. Silencio. El quinto era un torito chico como el quiosquero de Malagueto, que fue protestado. Ya es hora de que proteste la afición sevillana   que, sobre la marcha, organicen un memorándum tipo " del rabo alegre”. El francés dio medios pases colocándose a  “prudente distancia”. Se puso más pesado que un traductor simultáneo tartamudo y el público le protestó. Bajonazo. Silencio.


Esto va de culo y cuesta abajo; mal arreglo le veo. Esperemos que mañana cambien las cosas.


Un saludo

 

El rincón de Malagueto

ADN
 
Antes de la corrida, el ganadero de Peñajara José Rufino, hace una prolija disertación sobre la genética y el ADN aplicado a la cría de sus toros. Quién no conozca a este rico vejete y sus toros mostrencos, creerá que es el no va más en la cría de toros de lidia. 

El señor Rufino compró Peñajara hace 14 años, ganadería hecha con toros de Baltasar  Iván. Siempre estos toros se han lidiado en Madrid como sobreros de las corridas de verano. Sólo el año pasado sacó un par de toros  potables y nada más en Madrid. Como los de la capital son tan suyos o porque no había nada mejor, la premiaron como la corrida de la feria. Para mí sólo fueron dos toros bonitos por su pelaje. En agosto manda una birria de corrida a Málaga que se lidia incompleta y cuando se entera del fracaso de sus mostrencos, se enfada diciendo que en Málaga los aficionados no saben apreciar sus excelentes toros. Ahora el buen hombre hasta escribe un libro sobre como criar y seleccionar toros. Basado en las leyes de Mendel, en lo del ADN de sus toros y en no sé que cuento más. El abuelete no copia de los ganaderos tradicionales, él va a su bola.

Resulta que ya sus toros no son procedencia Baltasar Iván, ahora estos son procedencia Peñajara y se remontan a la casta Jijona. La realidad es que ha mandado a la Maestranza, una infumable mierda de corrida, donde no se ha visto ni casta, ni bravura, ni recorrido, ni el ADN. ¡¡ Señor Rufino, menos genética, menos cuento en la tele y más bravura!! Métase el ADN en donde le quepa y aprenda de los que saben criar toros bravos.

En cuanto a los toreros, los tres ya tienen todas las papeletas para terminar de banderilleros o de ojeadores tipo el Tato, el Ecijano o el padre de Espartaco. Nueva profesión para vivir del cuento y engañar mejor a los aficionados. Orejita de tómbola para Bolívar, con cuatro mantazos y la feísima estoca delantera y caída.  No se puede dar una oreja de esta guisa en una  plaza de primera.

4 comentarios:

Pacopi dijo...

Jefe Pastor, no confunda usted al Vicentet Barrera , llamado el egipcio por su toreo perfilero, con Antonio Barrera.
Un saludo

Iván dijo...

Hola.Estoy de acuerdo casi en todo, pero hay algo en lo que no coincido.
Los toros, una mierda, Barrera y Bautista, otra, pero que hables así de Bolívar no me parece correcto.
Este tío pecó, cómo casi todos los toreros de hoy en día de torear al hilo y tirar de pico.Pero bien es verdad que su faena estuvo cargada de firmeza, dominio, técnica y mando e incluso acabó pasándoselo cerca en una tanda de auténtico lujo.
Qué digas que se tendría que hacer banderillero...
IvánCastellón.

P.Pastor dijo...

Corregido Abate, como los dos son como son toreando, pues le viene a uno el lapsus...

malagueto1 dijo...

Por la parte que me corresponde, no he dicho que los toreros sean una mierda. Sólo los toros.
Tú mismo dices que Bolivar toreó al hilo y abusó del pico. Eso es de torero chapuza. Fue el mejor de los tres y en el país de los ciegos....El toro se merecía más y el Colombiano no podía dar más. Es muy limitado el muchacho.

Saludos