domingo, 31 de agosto de 2008

CLASE PRACTICA EN LA MALAGUETA

Francisco Ruiz Miguel

Se celebró ayer en la Malagueta una clase magistral con el matador Francisco Ruiz Miguel, organizada por la Escuela Taurina de la Diputación de Málaga, la Asociación Andaluza de Escuelas Taurinas Pedro Romero y la Fundación Andaluza de Tauromaquia. La plaza registró una más que aceptable entrada con aproximadamente unos 4.000 espectadores. Ruiz Miguel hizo el paseíllo junto a los alumnos Iván Aguilar (escuela de Córdoba), el mexicano Angelino de Arriaga (escuela de Sevilla), Jonathan López (escuela de Ronda), Saúl Jiménez Fortes (escuela de Málaga) y Esaú Fernández (escuela de Camas).

Presidió el festejo Ildefonso Dell´Olmo, que estuvo reglamentario concediendo los primeros trofeos. Debería procurar estar menos dadivoso. No cabe duda que resulte tarea difícil, pero también así se educa al respetable. De igual forma que Ruiz Miguel anduvo en un momento del festejo dando instrucciones mediante megafonía y un micrófono inalámbrico, cosa censurada por algunos, pero que particularmente considero positiva, recomiendo la posibilidad de que la presidencia haga uso de ese medio para ilustrar a los espectadores en lo relacionado a los pormenores de su labor en el palco y en los criterios mínimos que han de seguirse para solicitar los trofeos.

Si bien es cierto que los erales de Ana Muñoz no se prestaron al lucimiento, también lo es que los chavales no anduvieron finos, a excepción de Esaú Fernández que anduvo algo más puesto y entonado. Las magníficas condiciones que atesora Saúl Jiménez Fortes, una vez más, no pudieron hacerse patentes ya que estuvo excesivamente frío, defecto que no acaba de resolver. La espada sigue siendo asignatura pendiente, especialmente para Jonathan. Los novilleros participan poco en festejos y el estoquear en los mataderos ya no es posible. Pues no hay más remedio que dedicarle más horas al carretón. Lo más preocupante es que todos parecen cortados con el mismo patrón, tanto para las virtudes como para los defectos. Hay que procurar que los novilleros también desarrollen su propia personalidad en el ruedo.

Ruiz Miguel demostró que se encuentra en buena forma y en todo momento estuvo atento al desarrollo de la lidia, corrigiendo defectos a los alumnos, y haciendo comentarios con el gracejo que le caracteriza. Su parado y descastado oponente no era una “alimaña” de aquellas a la que el gaditano se enfrentó en su carrera en activo, por lo que no pudo lucirse.

Saludamos al diestro Fernando Cámara al que vimos animado y en positiva evolución de su grave percance en la pasada feria, por lo que nos congratulamos de ello. También estuvieron presentes, como no iba a ser menos, Enrique Romero y Sonia Gil, acompañados por un cámara de Canal Sur TV. Vimos en el callejón a la matadora de toros Mari Paz Vega; Daniel Herrera, periodista del diario La Opinión, Ignacio Mateos, presidente de la Asociación Malagueña de Tauromaquia, Eduardo Ordoñez, presidente de la Asociación Andaluza de Escuelas de Tauromaquia, el torero Salvador Farelo y a los padres de Saúl, el empresario de la plaza de Benalmádena Gaspar Jiménez y la torera Mary Fortes. Atentos, como siempre a todo, los codirectores de la Escuela Taurina de Málaga, Oscar López y Oscar Plaza. En los tendidos vimos a buenos aficionados y periodistas como Francisco Picornell, Juan Antonio Franquelo y señora, Francisco Porras y Juan García Esparcia de la Unión de Abonados, y a Antonio Roche, que en su acertada y ponderada -salvo en su apreciación de la actuación de Ponce de la que sigo discrepando- crítica resumen de la feria de Málaga publicada en el Diario Sur, ha dejado constancia del fiasco ganadero padecido en la misma. Las cosas como son y así lo manifiesto. En el exterior de la plaza nos encontramos con el Mocito Feliz, al que algunos de esos que tienen mucha guasa quieren entronizar en el palco de la Malagueta.

Estas clases prácticas, en las que se ha demostrado el interés de los espectadores, y las novilladas en general, deberían prodigarse durante todo el año, para permitir fomentar la afición y el aprendizaje de los alumnos de las escuelas taurinas.


GALERIA FOTOGRAFICA (P. Pastor)

3 comentarios:

malagueto dijo...

El presidente Sr. Dell`Olmo, al que considero un buen aficionado, estuvo ayer pueblerino, inepto y tan vulgar como los presidentes titulares de la Malagueta.
Permitió que la " prensa del corazón taurino " campara a sus anchas por el callejón y el ruedo.
No mandó al alguacil para retirar a un cámara con aspecto de guiri que estaba filmando a Ruiz Miguel en el centro del ruedo. Consintió que la chica de la alcachofa de canal sur, entrevistara a los actuantes estando el toro en la arena. Incluso antes de descabellar Ruiz Miguel esta "profesional" le metió el micro a "maestro". Este chusma que tanto adoran en la tele, hizo ostentonsos alardes con los brazos, para pedir al público una oreja para un alumno. ¡¡ Se lució el "maestro" dando la clase práctica!!
Los chicos abusaron de las ratonerías, trucos y mentiras tan en boga hoy día. No se puede esperar menos, pues el "maestro" dió una lección magistral de todos estos defectos en su novillo
Otro detallito, Sr. presidente: Mary Paz Vega, salió al ruedo a recibir un brindis. Ud y yo sabemos que eso es ilegal y más en una plaza de primera. Lo que tanto ud pregona por los medios de difusión, no lo puso en práctica ayer. Eso de que la Malagueta debe ser plaza de primera, D. Ildelfonso, lo convirtió en plaza verbenera de cuarta.
Se podía haber esperado en conceder algunas orejas. Sabido es que esa primera oreja es potestad del público, pero cuando en la plaza hay multitud de pueblerinos, debe el presidente imponer su criterio y aguantar una bronca en beneficio de
la categoría de la plaza.
Así que después de lo visto ayer, tendré que llamarle Ilde, no me merece más respeto como presinte de la Malagueta.

Saludos

Pacopi dijo...

Hablas con verdad, Malagueto, además es de pueblo que salga un cámara haciendo el paseillo al lado de los matadores. Que Ruiz Miguel hiciera de animador de espectáculo americano. Que provocara aplausos fáciles para saludar. Le gusta mas una ovación que a una monja una cajita. La Malagueta se convirtió ayer en la plaza de pueblo, aunque eso lo ha sido toda la feria. Yo abogo por la entronización en el palco del Mocito Feliz, lo podrá hacer igual que los actualaes presidentes pero peor, seguro que no.
Un saludo

Anónimo dijo...

El pseudo presidente se cree que algún día podrá presidir un festejo de verdad en La Malagueta. Pobre ingenuo...

Tendido 3