lunes, 2 de junio de 2008

AL CID NO SE LE RECONOCEN SUS MERITOS

El Cid. Foto de Manon

Manon en su extraordinario blog de visita obligada nos lanza esta pregunta:

¿Alguien sabe por qué le cuesta tanto a los profesionales reconocerle a este hombre sus méritos?

Estimado Manon:

Allá por el mes de octubre del pasado año un aficionado conocido en el mundillo de los blogs taurinos bajo el seudónimo de Arenero, hacía un comentario en el blog de Agustín Hervás, que reproduzco porque creo que apunta buenas razones del porqué El Cid no ha calado como se merece y, aún después de lo de ayer, algunos taurinetes y plumíferos sobrecogidos le nieguen el pan y la sal. Escribía Arenero:

"Distinguidos aficionados, llevamos una temporada hablando del mito (santo Tomás de así no), de los rafaelillos, julis, ponces, riveras, fandis, pereras, chaves, manzanares, condes... y NADIE habla de la auténtica figura actual, con toros comerciales y de los otros (único que lidia y torea de verdad lo de Victorino). ¿Saben de quién hablo, verdad?. Pues sí, de Manuel Jesús el Cid. Torero profundo y poderoso, que ha demostrado con creces en las principales plazas su tauromaquia clásica y sin trampa. Pero, claro no tiene "chispa artística". Claro no es adulado por "intelectuales" de medio pelo, ni deseado por las putingas de turno. Claro, no es mediático, no habla mal de sus compañeros (como ha hecho Tomás de Ponce), no aparece en las salsas rosas, no es un tio fashion, tiene calvicie, no frecuenta los actos de la society, no recita poesías, y no está en los cielos sino en el ruedo, dando más de un repaso toreando (que es lo que debe hacer un torero) a más de una figurita actual, y, claro, no hace ni dice las gilipolleces de otros compañeros que no son más que golfantes que denigran su profesión. Arenero".

Voy a añadir algo más que resume lo escrito por Arenero. Intrínsecamente, la causa radica en la tristeza por el bien ajeno; un sentimiento desagradable que se produce al percibir en otro algo que se desea y no se posee, aquello de lo que Unamuno afirmaba que era el rasgo de carácter más propio de los españoles: LA ENVIDIA. El deporte nacional y un mal que no tiene cura. Y esta enfermedad se transmite de manos de ciertos "críticos", buches agradecidos, que ejercen de publicistas a las órdenes de su amo.

Y para que todos ellos sigan recomiéndose sus entrañas, es El Cid quien ha sido declarado triunfador de la Feria de San Isidro, con todo merecimiento. Entre él y los demás hay años luz de distancia. A joderse tocan...

6 comentarios:

Raúl dijo...

Repito el mismo mensaje que en el blog de Manon.

Hablas del porqué los "profesionales" no le dan la importancia que tiene realmente. En mi opinión pesan tres aspectos:

a) El Cid de verdad,cuando marca las diferencias es con Victorino y en las plazas grandes.

b) Hay un Cid en las grandes plazas, y otro en las demás con el "otro" toro. Y ahí ya no marca las diferencias, aunque esté bien.

c) Lo más importante.El primero que no se da importancia es él y su entorno. No se puede torear tanto, en tantos pueblos e ir por los despachos sin crear ningún problema. No sé si me entienden en ésto último.

PEPE PASTOR dijo...

Amigo Raúl, asistí el año pasado a la reaparición de José Tomás en la Feria de Algeciras, con 6 toretes impresentables. Pues el Cid con esos toros, dio un auténtico repaso a Tomás y a César Rincón. Fue el único que cortó orejas (TRES, merecidas dos una en cada toro), y sin embargo la crítica, y especialmente la local, ni puñetero caso. Por ejemplo, en el Diario Sur de Málaga se publicó una crónica firmada por Paco Campaña teledirigida a ensalzar a Tomás,mientras que el verdadero triunfador aparece en letra pequeña en los titulares y en la crónica no se refleja lo que fue la corrida, parece que Tomás fue el no va más y escribe sobre El Cid:"En su último toro estuvo serio y firme y se llevó una tercera oreja en su cuenta particular que le hizo acabar como triunfador de la tarde, aunque los mejores planes los dejó sin duda José Tomás" !Pues claro lo de Tomás se quedo en planes!.. Repito estuve allí (tengo filmada la corrida) y como lo vi y lo vieron muchos aficionados lo cuento. Cierta prensa no traga con El Cid o El Cid no traga con ellos.
Aquí, el enlace a la crónica referida:
http://www.diariosur.es
/prensa/20070624/gibraltar/
jose-tomas-bordo-toreo_20070624.html

Malagueto dijo...

No será uno de los motivos que la prensa no lo traga, que el Cid es antisobre?? Este torero se ha hecho a base de sufrir mucho, de pasar penalidades y está ahí arriba, por sus propios méritos. Ahora que ha llegado a ser el número uno, no ve necesario el ir tapando bocas y llenando estómagos.

Saludos

Raúl dijo...

Pepe,me pones un ejemplo de un caso especial cómo el provocado con el caso de Jose tomás.

Yo creo que El Cid dónde marca las diferencias es en la plaza grandes y con los Victorinos, en el resto es también muy bueno, pero igual de bueno o parecido que los demás toreros importantes. y tiene el hándicap que no mueves grandes masas.

¿A qué me refiero cuando digo que él y su entorno no se da importancia?, pues porque torea demasiado, en damasiados pueblos y en carteles de dudoso gusto ¿Qué hace en Atarfe,Ubrique,La Línea,en Morón toreando con 2.000 personas en el tendido?.
Y luego un tío, que abre 4 Puertas del principe en tres años, que en Las Ventas es un ídolo...ect,ect se tiene que hacer fuerte con las empresas, y si es necesario quedarse fuera de algunas ferias. No puedes ir por los despachos de Sevilla pegándote abrazos con Canorea,cuando tenía que estar pegando puñetazos encima de la mesa y exigir lo que se ha ganado, y así con muchos empresarios...¿Tú has escuchado algún problema con algún empresario por parte de sus apoderados?.

Y después hablas de la prensa, yo creo que la prensa, en general y a excepción de 6toros6 sí que lo aprecia. Con Aplausos,y el grupo de Molés sí que tiene mucha confianza.

Un saludo.

PEPE PASTOR dijo...

Raúl, llevas razón en lo de la exigencia a las empresas, lo que veo radica en problema de apoderamiento. En cuanto a que es un torero de plazas importantes y digamos con toros toros, también, lo que le engrandece frente a otras "figuras" que van matando gatos por doquier, y no toman responsabilidades con ganaderias y en plazas de categoría. Creo que como está actualmente el negocio, es muy difícil que un torero no pise plazas de pueblo y de poca importancia. Creo que es un mal de la fiesta, porque por los pueblos quienes tienen que ir son los novilleros y toreros noveles. En fin que la cosa está como está. En la historia del toreo siempre han existido grandes toreros que les ha ocurrido esto. Me viene a la mente, con las peculiaridades a considerar en cada uno de ellos, el caso de Rafael Ortega.
En cuanto a la prensa añado los dos portales (burladero y mundotoro)donde no les noto muy "convencidos" del Cid, y actualmente la importancia de la red es mayúscula en la información.
De todas formas y concluyendo por mi parte el debate: es un pedazo de torero, para mí el mejor con diferencia y, desgraciadamente, un mal matador, lo que también ha influido en todo.
Saludos

laopcionb dijo...

Estoy contigo: años luz