viernes, 4 de septiembre de 2009

¿Para qué el Reglamento andaluz?

Sevilla

 Sevilla (Foto: Matito)torrealta Almería (Foto: Pérez Alarcón)

DSC_0168 Málaga

DSC_0083Torremolinos

Estas fotos, correspondientes a la presente temporada, son un pequeño muestrario del ultraje cotidiano al que se está sometiendo al toro de lidia en Andalucía. ¿Hasta cuando se va seguir consintiendo tanto fraude, e ignominia y vilipendio a este hermoso animal?

Hagamos un poco de memoria. En el año 2004 una sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Sevilla anulaba la sanción impuesta por la Junta de Andalucía al ganadero José Luis Marca por lidiar un toro afeitado en Córdoba. Esta situación llevó al por entonces director general de Espectáculos Públicos de la Junta, José Antonio Soriano, a solicitar al Ministerio de Interior que se abordara una "necesaria y urgente" reforma del actual reglamento taurino. En su escrito al Ministerio del Interior, el señor Soriano señalaba que el sistema había sido un "fracaso" y que el reglamento dejaba "evidentes resquicios legales que imposibilitan el éxito de la actuación administrativa". Con esa idea proponía a Interior que se retomaran los trabajos de debate y negociación para la reforma de la vigente reglamentación taurina nacional.

Más tarde, se procedió a debatir el futuro Reglamento Taurino de Andalucía, que finalmente y cargado de polémica, fue publicado por Decreto 68/2006, de 21 de marzo de la Junta de Andalucía. ¿Para qué ha servido señor Soriano? Seguimos padeciendo de forma crónica y agudizada la lacra del afeitado, el gran fraude y atentado a la dignidad y el respeto que se le debe al toro bravo. ¿Para qué se quejaba usted a Interior? Cuando dejó de ser Director General de Espectáculos para pasar a ocupar otro cargo en la Junta, en el homenaje que le perpetraron los aduladores de siempre en Baeza, Soriano, a la pregunta de si el Reglamento Taurino permitía el afeitado de pitones a los toros, evidentemente contestó negativamente. El interlocutor volvió a preguntar el por qué entonces del consentimiento de esta acción. Y Soriano, sin cortarse un pelo, manifestó que a pesar de los expedientes abiertos a algunos ganaderos cuando dirigía el departamento, en esta autonomía andaluza se perdona más, en cambio en el norte del país miran más al toro... Concluyó: “este tema es una guerra perdida” incluso fuera de Andalucía, entre otros motivos porque hay que demostrarlo y esto resulta ser tarea ardua. De nuevo cabe la pregunta: ¿Para qué el Reglamento auspiciado por Ildefonso De'll Olmo, hoy asentado en el palco de la Malagueta, del que usted fue artífice, don José Antonio? Sólo sirvió para darse publicidad y contentar a los taurinos, pues ese es el resultado avalado por la cruda realidad que se vive día a día en nuestra Comunidad plagada de barberos y serruchos, y de falta de respeto al protagonista de la Fiesta, el toro.

Hoy, también hago la misma reflexión que hacía José Cisneros en un magnífico artículo publicado en este blog: “Ya que según el Sr. Soriano aquí se perdona más y miramos al toro menos que en el norte, sería una buena opción eliminar el artículo 30 del vigente “Reglamento modelo del resto de España”, y poner en su lugar uno que obligara a figurar en los “grandes carteles” a cambio de “SENSACIONAL”, “ENORME”, GRANDIOSA” “BRAVOS” y otra serie de calificativos engañosos, simple y llanamente, las reses a lidiar estarán “INTEGRAS” o “MANIPULADAS”, de esta forma se acabaría con la polémica nada moderna por cierto del afeitado o no afeitado y nadie se llevaría a engaño, si como dicen, somos tan pocos los aficionados y multitudinarios los que asisten a las corridas de toros como público, ¿por qué no prueban a anunciar el espectáculo en toda la verdad y no con un cartel engañoso?; si bien no lo es en su redacción, lo es en cuanto hace acto de presencia el más honrado, EL TORO, que aunque se ajuste a la edad, deja de serlo cuando está manipulado.”

Y mientras tanto aquí no se analiza ni un asta y los políticos felices llenando a rebosar los burladeros de los callejones de nuestras plazas, aplaudiendo faenas mediocres, consintiendo una pantomima y saliendo en la foto que es de lo que se trata, mientras al toro y a los aficionados, finalmente consumidores de un espectáculo, que les vayan dando. ¡Que no se nos moleste, hombre! Esa es su máxima. Y Canal Sur, que pagamos todos los andaluces, ni mu ante tanta desvergüenza que carga de razones a los detractores de la Fiesta, vendiendo el triunfalismo, la superficialidad, el todo vale con tal de cortar las orejas, que el toro siempre es el culpable de que el torero no haya estado bien, y sometiéndonos a un martirio constante de micrófono verbenero rayano en el folclorismo más rancio y repelente, más propio de la España de guitarra y pandereta que parecía felizmente olvidada. Pero no todo es malo, para que luego no nos llamen agoreros y derrotistas: anuncian que para la retransmisión del retorno del maestro de la lengua Ruiz Miguel, estará de comentarista junto al gesticulante locutor pelirrojo, nada más y nada menos que… Jesulín de Ubrique. ¡Im-prezionante! 

Pepe Pastor

5 comentarios:

El Puntillero dijo...

Una verdad como un templo jefe Pastor. Pero nosotros no podemos luchar contra politicos podridos, ganaderos sinverguenzas y empresarios estafadores que hacen la vista gorda ante semejante atropello y desverguenza. No obstante, nadie nos silenciara ni nos impedirá seguir pidiendo una fiesta INTEGRA, con TOROS SIN MANIPULAR, de calidad.

malagueto1 dijo...

>Antonio Díaz, esta charlotada de ancianos de Villaluenga, ni la veo ni la grabo, eso es superior a mi aguante con los Romeros Brothers. Tendría que llamar a urgencias médicas al rato de empezar el bodrio.
Lo mismo te digo Puntillero, que te estás haciendo un irónico muy parecido a uno con barbas que conocemos.

Saludos

Salvador Giménez dijo...

Estoy contigo en todo Pepe. El reglamento no ha aportado nada nuevo. Lo confeccionaron los 'taurinos' pensando en sus intereses. Eso fue como meter un zorro en un corral de gallinas. Los políticos ya se sabe. Callejón, dejarse ver y poco mas. Luego si presiden en provincias se van raudos a la feria a seguir de fiesta. ¿Como se van a poner a precintar pitones para analizar?
Al final pagan los de siempre. El público que se le ofrece un espectáculo adulterado y el toro, al que se mancilla hasta límites insospechados.

El Puntillero dijo...

Amigo malagueto....¿te vas a perder semejante acontecimiento retransmitido por la delicada flor de pelo pintado y apoyado en los comentarios por el excelso diestro Jesulín de Ambiciones?¿o era de Ubrique?....en fin tu ya me entiendes

malagueto1 dijo...

Pues el reglamento está para que el presidente de la Goyesca de Ronda, de permiso a Perera para lidiar un sobrero.
Seguro que no lo sancionan, es un politiquillo de tres al cuarto y sus superiores que han estado en la plaza de gorra y han comido y bebido a costa de los contribuyentes, no van a molestarlo. ¡¡¡ Y viva la Virgen !!! El cortijo es nuestro.

Saludos