sábado, 22 de agosto de 2009

Realidades

Realidades

Juan A. Navarro Arias en el diario Málaga Hoy

Fernando Puche

LA burra siempre vuelve al trigo, como los bailes de corrales a La Malagueta y los mansos al rubio albero malagueño. Será simple casualidad o tacañería del empresario, que cada uno piense lo que quiera. La realidad es que huele a chamusquina ver como en Málaga a José Tomás le echan siempre toros con pitones y que embisten y el resto de días, la Fiesta queda en una pantomima. El de Galapagar se marchó y ya no queda ni su estela, como de la noche a la mañana hemos pasado de la catarsis colectiva al bochorno de los corrales. La corrida torista de ayer fue un fracaso, aunque al menos venía en puntas. Pero el movimiento de la jornada de ayer en los corrales habla mal de la plaza malagueña. Los toros lidiados en la nocturna de anoche, cuya crónica será publicada en la edición de mañana, se aprobaron durante el festejo vespertino con un remiendo ganadero incluido. Ya imagino las presiones para mantener al menos cuatro toros del hierro titular de anoche, Jaralta, para que el aficionado que paga no pudiera devolver su entrada. Ver a los diestros por la tarde entrando al patio de cuadrillas para realizar el paseíllo, mientras un camión llegaba con más toros del campo fue esperpéntico. Pero es que el encierro de esta noche también fue rechazado al completo, en este caso incluso se tuvo que cambiar de hierro, Vellosino por Albarreal. ¿No se supone que los toros se compran en el campo e incluso se les sigue su evolución los meses previos al festejo? Pudiera ser que todos se lesionaron o que simplemente eran los más baratos y no dieron la talla en el reconocimiento gubernativo. O que los presidentes son muy malas personas. Yo supongo que las cabezas de camada hay que pagarlas como cuando torea José Tomás. Qué dura es la realidad.

Foto: Fernando Puche, empresario de la Malagueta

4 comentarios:

El Puntillero dijo...

Sr Fernando Puche:
¿Cuando va a dar usted una feria completa sin situaciones bochornosas de baile de corrales? Por una vez en su vida piense en irse medio dignametne de La Malagueta. Solo le queda, gracias al cielo y en teoria, un año como empresario del coso de Reding. Haga algo para que cuando usted salga de aqui le recordemos como alguien que por lo menos lo intento hacer medio bien.
No nos estafe más con ganado anovillado y sin presencia por favor.

Eral dijo...

Sñor Empresario Malacitano, que no estimado, Sñor Puche: Nueva soy, pero no inepta, perteneciente a su querida "maza" y desde ella le digo que no, que colar, lo que se dice colar, no cuela. No entenderemos de toros, seremos aficion de 5ª regional como en el futbol, pero si vamos a los toros es para ver toros y no vacas lecheras, porque un toro de casi 650 kilos, atocinado (aunque bien presentado) y manso, es mas una femina lactante que un toro de lidia. Suerte que tenemos ciertas novillas de que nos regalen entradas, porque para pagar, lo que se dice pagar, solo hubiera pagado la del Maestro. Las demas, gratis, y jugando a la Nintendo.

Un saludo desde su "maza" y hagale caso a los puntilleros dejando el coso de Reding

Nieves dijo...

Parece que ya estoy viendo los titulares de la entrevista a Puche cuando acabe la feria: "...el año que viene mejoraremos el ganado..."...¿y van?. Por cierto, acabo de devolver mi entrada para esta noche con todo el dolor de mi corazón, pero yo soy una persona seria y no voy a permitir que este señor juegue con mi tiempo y mi dinero. Aparte de los toreros (Talavante no merece asomar ni su cara por esta plaza después de sus actuaciones de años anteriores) me parece vergonzoso que ya se hayan anunciado hasta tres ganaderías para este festejo.
Un saludo.

malagueto1 dijo...

D. Puche, cuando termine la feria no le van a llamar HONRADO, eso era lo que Ud dijo en Malaga TV, que por lo menos le dijeran esa palabra. Ud a mi no me ha quitado nada, soy algo más inteligente y me he ido a 1000 kms donde no me engañan, donde salen toros y donde se hacen las cosas bastante bien.
Siga así, engordará la cartera, pero su dignidad, su hombría y su honradez, se quedaran a la altura de una zapatilla.

Saludos