domingo, 23 de agosto de 2009

Las cucarachas de Juan Pedro

BAJONAZO 

Este bajonazo fue premiado con la segunda oreja por el ¿presidente? Dell’Olmo

LAS CUCARACHAS DE JUAN PEDRO
Por Pacopi

Plaza de la Malagueta 22 de  Agosto  Tarde.
Seis cucarachas de Juan Pedro
Enrique Ponce . Oreja. Dos orejas, una regalada tras, como no…¡¡Aviso!!
Salvador Vega.- Saludos desde el tercio tras dos avisos. Silencio.
Manzanares.- Saludos tercio, Ovación.

Anoche, cuando salía de la corrida nocturna, vi un tropel de cucarachas, unas negras y otras rubias. Observé que detrás venía como desasosegado el cabestrero de la plaza de toros, con un móvil pegado a al oreja. Pude oír que decía : “Don Ildefonso, que la corrida de mañana “me se ha” escapado por debajo de la puerta del corral  y andan muy alborotadas gritando que se van al Real a hartarse  de mojitos”. Aconsejole el “Usía” que las metiera en una de esas jaulas que hay para grillos, que cómo se le había ocurrido meterlas en le corral, que eso era para TOROS y que por tal motivo en esta feria se encontraban casi todos vacíos. Que  fuera “en ca” don Cojoncio para que le facilitara pasta para adquirir tales adminículos. Así lo hizo y hubo paz.

Llegado el día de hoy, a la hora fatalis, no hubo tanta paz, sino mas bien indignación. Hoy don Ildefonso, nos ha vuelto a tomar el pelo por partida doble. La corrida de la tarde era indigna de una plaza de segunda. Usted nunca debió aprobar esas cucarachas. Menos mal que en el tendido seis estaba el Mocito Feliz tomando nota y aprendiendo para estar ducho la próxima temporada cuando suba al palco. Por lo menos, él en su mente primaria no tendrá luces para tomarnos el pelo. Y si nos lo toma ya sabemos que lo hace, porque el pobrecito está limitado y porque estamos sobre aviso. Usted, don Ildefonso, debe irse ya corriendo mas que dicen lo hacía el tío de la lista.

¿Qué que pasó con semejantes cucarachas? Pues lo previsto. Ponce en el primero toreó para las afueras, con el pico, dando una lección de ratonería mas propia de trilero que de matador de toros. El presidente permitió que  toreara doce minutos sin darle un aviso. Ignora el que se sienta en el palco que existen unos adminículos que se llaman cronómetros y que sirven para contar el  tiempo. Pues por reírse del público el de Chiva se le dio una oreja .

En el cuarto, lo pasé mal, lo confieso, viendo al respetable tan enardecido por unos mantazos y el reciente invento del pase del sodomita, que consiste en ponerse genuflexo delante del animal ofreciéndole el trasero al mismo. Y me acordaba de aquel pasaje del Quijote (Don Ildefonso, el Quijote es un libro escrito por Cervantes) en que los cabreros oyen y  ven decir tonterías a don Quijote y dicen: “O este gentil hombre está hecho uva o tiene vacíos los aposentos de la cabeza…” Pues eso pensaba yo del público hoy, al verlo aplaudir y pedir dos orejas, dos, a Ponce por terminar con el animal de una estocada caída tras un aviso. Y al ver al presidente otorgarlas. Ignora usted, buen hombre, que el reglamento dice que para dar la segunda oreja hay que tener en cuenta la estocada. Pero esto es lo de menos, esto es torear para la galería, como lo es el ocuparse de que el que riega esté o no ataviado con ropas de arenero. Eso es accesorio, lo importante es el reconocimiento de las reses.

Se le fue un gran “toro”, el segundo, a Salvador Vega, que dio trapazos con la muleta o pañosa y se dedicó a quitarle las moscas. Dos pinchazos. Saludos desde el tercio. En el segundo, que era chiquito con el enano amigo de Malagueto,  dio más mantazos aun. Tres pinchazos y cuatro descabellos. Silencio.

Tiró Líneas Manzanares en el tercero, un animalito sin fuerza y cojo de la pata izquierda. Estocada desprendida. Descabello. Saludos desde el tercio. Nada hizo en el sexto, al que mató de certera estocada. Ovación.

¿A que viene  eso de regar el ruedo después del paseíllo? ¿No se puede hacer antes? o ¿es que Don Puche no había pagado el agua y hubo que ir a ponerse al día.?

¡¡Don Ildefonso, váyase y nos hará un favor a todos, incluido usted! Un saludo.

3 comentarios:

Jose A. Sencianes dijo...

Cada año vengo a la Malagueta y cada año veo un despropósito diferente. Cuanta razón tienes Pastor en todo lo que dices. Lo peor de todo no fueron los pases del "maestro" Ponce donde entre la muleta y él cabía un tren de mercancías, no... lo peor fue a la multitud enfebrecida con este. Te recomiendo (o no, no se) que leas las crónicas del diario Sur y de La Opinión. Me gustaría saber si hay un universo paralelo donde esos periodistas ven la misma corrida pero en güena, porque no entiendo nada. Saludos

El Coronel dijo...

Lo del tal Ildefonso fue solo un espejismo. ¡Lastima!
Salud

Nieves dijo...

La crónica de Sur y todo lo que escribe el señor que la hace tiene una utilidad muy clara. Me lo voy a callar por no ser soez.