lunes, 22 de junio de 2009

A don Fernando Puche


En los diferentes medios de comunicación y blogs personales como este, se han plasmado las diferentes opiniones sobre los carteles que la empresa de la Malagueta encabezada por usted ha confeccionado para la próxima Feria de agosto. Todos, aún con los matices que lógicamente cada uno ha querido y debido reflejar, son de la opinión de que, en cuanto a la composición de las ternas actuantes, son los mejores carteles que esta empresa ha presentado durante los tres años que viene gestionando nuestra plaza y de los mejores de los últimos siete o incluso más años. En este sentido, no cabe más que felicitarle y no nos duelen prendas en hacerlo.

Sin embargo, se siguen generando muchas dudas en cuanto al ganado. En muchos de los mentideros taurinos de la ciudad, unos con la boca grande y otros con la pequeña, también manifiestan dichas dudas con respecto al toro que saldrá por los chiqueros del coso del Paseo de Reding. Es evidente que desde hace años la asignatura pendiente de esta plaza es el toro y la actual empresa no ha querido o sabido aprobar esta asignatura troncal y obligatoria, más aún si se tiene en cuenta que su gestión se viene haciendo en un coso que administrativamente ostenta la primera categoría.

En esta feria muchos se juegan bastante, pero sobre todo su empresa en estos momentos de crisis económica que está haciendo que en muchas ferias carteles antaño de lleno hasta la bandera hogaño no consigan, no sólo poner el cartel de no hay billetes, sino incluso superar la media entrada. Creo que esta vez la empresa ha apostado por carteles más rematados con presencia de las máximas figuras del escalafón; de ellos cinco de los mejores que se pueden ofertar en estos momentos en cualquier plaza de primera categoría, inmejorables. Y no es menos cierto que ello conlleva un esfuerzo económico y un riesgo para su empresa si la taquilla no recibe la respuesta adecuada. Pero esta vez su apuesta por estos carteles merece el respaldo del público y de toda la afición. Espero y es mi deseo que así sea.

Sé que muchos se preguntan de qué lado está este blog. Si del "enemigo" o de los "nuestros", con la tozudez con la que suelen pronunciarse los energúmenos. Aquí sólo se está por la Fiesta más grande del mundo, por ese legado cultural, artístico, de valores éticos y morales que nos transmitieron nuestros mayores. Aquí estamos a favor del que lo haga bien, del torero que da en la plaza todo lo que tiene, del que no se tapa y del que no engaña. Aquí ni somos "toristas" ni "toreristas", somos lo que un aficionado debe ser, "toreista", pues la Fiesta no se entiende sin el toro, pero tampoco sin el torero. Pero, quede bien claro, que hablamos del toro en mayúsculas, sano, con su edad y con el conjunto que armoniza su belleza y seriedad: con el trapío. Y téngase bien en cuenta que la seriedad y la belleza son independientes de la envergadura. Pero también en la seriedad del toro tiene especial relevancia su integridad, pues el animal que presenta síntomas de manipulación adquiere de hecho una devaluación en su trapío. En definitiva el toro debe producir respeto o, lo que es lo mismo, lo que inspira tanto admiración como precaución.

Y ese, don Fernando, es el toro que debe salir al ruedo de la Malagueta: el que inspire respeto y al que también hay que respetar. Luego habrá que valorar su condición, pero eso sólo puede hacerse cuando ya haya sido arrastrado por el tiro de mulillas. No obstante, en cada momento hay ganaderías de mayor o menor garantía en dicho aspecto. Y creo que gran parte de los hierros que se anuncian no pueden considerarse de garantía, aunque sabido es que en esto del toro no pueden hacerse cábalas, porque la sorpresa puede saltar en cualquier momento. Pero sí es necesario que usted culmine ese esfuerzo trayendo a la Malagueta toros con trapío para la categoría de dicha plaza, cabezas de camada. Hay que ir a por la cigala hermosa, la rematada, la de carne compacta y rotundas pinzas, y no a por la arrocera.

Me consta por personas que me merecen confianza que usted anda preocupado por el ganado de la próxima feria. Don Fernando, eche el resto, atrévase, traiga toros toros, es el momento de poder rectificar con las corridas en las que se tengan dudas y, si es necesario, de tener ya en la recámara más corridas para una plaza de primera categoría.

Hace varios años en una charla-coloquio manifesté que el empresario taurino tenía una máxima obligación que era la de ganar dinero. Pero también dije que el buen empresario era aquel que también lleva en su mente, como en la del buen torero, el salir triunfador, en este caso, por la calidad de los festejos ofrecidos. Y usted que es un ganador nato, todavía no ha conseguido triunfar como empresario taurino por culpa del toro que hasta hoy ha comprado.

Sé que el momento actual es complicado, pero le aseguro que si opta por tomar en sus manos, de una vez por todas, el problema de la presentación y calidad del ganado a lidiar en nuestra feria, usted será el máximo triunfador de la misma y, si ello felizmente ocurriera, no le quepa la menor duda que se hará merecedor del mayor de los reconocimientos y de la ovación más cerrada de toda la Málaga taurina y a la cabeza este humilde blog y su servidor. Usted, este mes de agosto puede salir por la puerta grande. Esta capacitado para ello; ya en su momento lo demostró en su destacada gestión al frente de nuestro Málaga club de fútbol. En su mano está hacerlo. Es mi mayor deseo que lo consiga y que la próxima feria sea para usted todo un éxito en lo económico y en lo personal.

Atentamente

Uno que ya ha efectuado el primer pago del abono y que no va a pedir la devolución del mismo.

3 comentarios:

José Daniel Rojo dijo...

Amigo Pepe, me reitero en todo lo reflejado en su escrito. Fernando Puche tiene la oportunidad en esta feria de ganarse el cariño y el RESPETO de la afición malagueña.
Un servidor, como humilde aficionado, estaría encantado de el próximo 24 de agosto, cuando acabe la feria, hablar de éxito, pero sobre todo de honradez por parte de la empresa. El Sr. Puche comentaba hace unos días en televisión que lo que más le gustaría escuchar por parte de la afición una vez concluida la feria, sería que se dijese que era una persona honrada. Ahora tiene su oportunidad. Ahora, si quiere, tiene su minuto de gloria para consagrarse. Que traiga a Málaga el ganado que la plaza merece simple y llanamente por ser de primera categoria. Si esto ocurre yo seré el primero en elogiarlo. Por parte de este blog se le ha tendido la mano. Ahora es él quien tiene la última palabra.

¡A queá con Dió!
José Daniel Rojo

Elena dijo...

qué guay! y si indultan un toro, cómo lo dirán? con una antorcha? o con una espada láser? porque viendo lo fácil que es que salgan toros tan buenos tan buenos, hay que tenerlo pensao!!

jajaja, me parto con vosotros, me encanta el blog, un poco de humor no nos viene mal, saludos a todos

P.Pastor dijo...

Elena, bienvenida, nosotros también estamos encantados teniéndote como lectora. Solo una pregunta, me parece que tu comentario va en relación con la entrada posterior, dedicada a la corrida de los candiles de Marbella. ¿Es así?
Un cordial saludo