sábado, 3 de enero de 2009

LOS INDULTADOS EN CALI



Los toros de D. JUAN BERNARDO CAICEDO (encaste Torrestrella, Domecq y Torrealta), y un detalle, que ahora para muchos taurinos no tiene importancia: solo uno entró dos veces al caballo. En algunas crónicas se han calificado a los ejemplares como de "impresionante trapío"... Juzguen ustedes mismos.

Decía don Carlos Urquijo: "¿Cómo se puede juzgar a un toro en el ruedo, bajo la influencia del público y con tan sólo tres puyazos, si cuando el toro empieza en el campo a
cantar la gallina es a partir de la quinta vez que entra en el caballo? Claro que eso de valorar la bravura en el caballo es de gente antigua y obsoleta. La fiesta postmoderna anda por otros vericuetos, y así le va a la cabaña brava.

3 comentarios:

Cerra dijo...

Ahí lo has dado, con tus palabras y las fotillos de mundochoto y el portal del estómago agradecido ya veo la mierda toros indultados. Ni me molesto a desplegar el video porque es una vergüenza.
Un abrazo.

Pacopi dijo...

De pueblo, sencillamente de pueblo. Vaya antología del mantazo que nos dan ambos "diestros". Si por eso dan dos orejas en Cali. Es peor que Torremolinos. Lamento que nuestro amigo Tomas estuviera en USA "dsifrutando" de la presencia de su suegra. A ver si cuando vuelva Cali, contacta con su amigo el prelado de vida licenciosa y nos informa.
Un saludo

canaveralito dijo...

Los indultados en Cali no debieron ser indultados, dentro de todo el rigor, de hecho, el segundo a mi modo de ver fue producto de la euforia que reinaba ya en la Plaza. El único "indutable" no lo fue, demostrando la incompetencia de la Presidencia. Sin embargo, el encierro de J.B.Caicedo fue una especie de respiro al sopor que se presentaba en esta terrible Feria. Lo de los caballos es una mal que sufrimos acá, y por lo que he visto en todo el mundo taurino, por lo cual estamos luchando en su defense y reivindicación.

Además, después de ese día, volvió la mansedumbre a Cañaveralejo, siguiendo la Presidencia dadivosa y una Empresa mentirosa, lo que terminó en protesta y la intervención del gobierno local a la Junta Directiva.

Los invito a leer las reseñas que, a mi modo, hice de la Temporada en Cali, para ampliar el contexto y comprender mejor cómo han sido las cosas en Cali y cómo se ha logrado que el Gobierno tome medidas frente al amañamiento de la Junta. Los Juanbernardos no hacen parte de esa "rosca", que maneja la Plaza y junto a los Mondoñedos sirvieron para exponer el descaro presentado en otros encierros.

Un saludo,
Abadía Vernaza.