martes, 12 de agosto de 2008

BRISAS DE MALAGA

El diputado Jesús Mora haciendo entrega del trofeo al triunfador del III Certamen Internacional de Escuelas Taurinas "La Malagueta", el portugués Manuel Dias Gómez.

Lucía Núñez, relaciones públicas de la empresa de la Malagueta (en este fichaje don Fernando Puche ha acertado de pleno) haciendo entrega del premio al segundo clasificado, Pablo Belando.


Fernando Cámara, director artístico de la Ecuela Taurina de Málaga, entre sus codirectores, Oscar Plaza (derecha) y Oscar López. Su labor a cargo de la Escuela ha resultado ejemplar y se han hecho merecedores de seguir al frente de la misma.


José Luis Fernández Torres y el banderillero Francisco Moreno. Fernández Torres devolvió en su momento la dignidad perdida de la Malagueta, convirtiendo la "feria del chanquete" en una de las más importantes del país. En recompensa fue defenestrado por el político de turno.

De izquierda a derecha, Felipe Díaz Murillo, Ildelfonso Dell´Olmo y Rafael Mellado. No se pierdan el artículo de Mellado titulado "La Malagueta en la encrucijada" en el extra que publica hoy el diario El Mundo de Málaga. Lo suscribo de principio a fin.

3 comentarios:

www.rincontaurino.blogspot.com dijo...

Amigo Pepe, discrepo con vos en lo referente a que los Oscar y Fernando Cámara han hecho una buena labor en la escuela. Ahí hay un mamoneo inexplicable. Ha habido muchos tratos de favor, enchufismo puro y duro.
Ahora la escuela va a salir a concurso y desde luego que tampoco son muy alentadores los nombres que suenan por ahí, uno de ellos el personaje Juan Arias. Lástima le tengo a los chavales.

Un saludo.
José Daniel Rojo

PEPE PASTOR dijo...

Pues dígame vos de qué mamoneos se tratan

Saludos

www.rincontaurino.blogspot.com dijo...

Cuando estaba Juan Carlos Cabello en la escuela, todos los ojos de los profesores iban detrás de él. Dieron de lado al resto de los alumnos. Numerosos padres se reunieron en diversas ocasiones para denunciar publicamente el caso. Era insostenible que una escuela atendiera solo y exclusivamente a uno de sus alumnos. Los famosos fuengiroleños le comieron el tarro a Fernando Cámara, director de la escuela, hasta el punto que todas las oportunidades que salían se las adjudicaban directamente a Cabello.
La cosa parece que tomó algo mejor vuelo cuando debutó Cabello con picadores y ya por huevos tuvieron que centrarse en otros muchachos, es el caso de Adrián Abad y Jiménez Fortes.
Pero te digo que varios chavales tuvieron que salir pitando de la Escuela de Málaga, entre ellos el fuengiroleño Ismael Cuevas.
Pienso que una escuela debe atender a todos los chavales que se inician. Hay que brindarle oportunidades y tratar a todos por igual. Su escusa era que no ponían a los demás porque no estaban preparados, cosa lógica cuando no los llevaban a tentaderos y los tentaderos que cedían a la escuela se los tragaba,muchos de ellos, Juan Carlos Cabello a escondidas con el consentimiento y beneplacito, claro está, de los directores de la escuela.
Esto es como todo, y en la fiesta nacional más todavía. Hay un mamoneo alucinante y si queremos dignificar esto debemos empezar por las escuelas que es donde se curte, para bien o para mal el futuro de la fiesta.
Espero haber solucionado tu duda.
Nos vemos el viernes en el 6.

Un saludo.
José Daniel Rojo