sábado, 12 de julio de 2008

LA ESPADA...OTRA VEZ


Pepín Liria recibió el homenaje de las Peñas en su última actuación en la Feria del Toro de Pamplona.

Fotografia de EFE/ Jesús Diges.


LA ESPADA…OTRA VEZ
Por
Pacopi

Pamplona 11 de Julio del 2008. Seis Toros de Jandilla, de desigual juego, pero bien presentados. Pepin Liria.- Oreja y silencio. El Cid.- Silencio y saludos desde el tercio tras aviso. El Fandi.- Oreja y Silencio.

Al romperse el paseíllo, las peñas le tributaron un homenaje a Pepín Liria que se despedía de la plaza de Pamplona. La verdad es que Pepín Liria ha sido un torero calificado de valiente, que ha pechado con corridas duras. Habría que detenerse a analizar porque a estos toreros los encuadran o se tienen que encuadrar con las corridas duras, como es también el caso de Padilla. Tal vez sea porque peleándose con toros de ciertas ganaderías los repertorios pobres se notan menos. Si es cierto que Liria va por esas plazas “pasando la gorra”.

Al primero de la tarde lo recibe con unas verónicas dando el paso atrás. Brinda al público y tira la montera a las peñas de la solanera. Inicia la faena hinojazo y propina a la res unos mantazos que las peñas ovacionan. Luego lo de siempre, pases sin cruzarse, citando con la muleta retrasada haciendo el arco con el cuerpo. Para finalizar unas “rebanadas” de rodillas para ganarse al público. Entra a matar y recibe un pitonazo en el labio. Pinchazo delantero, media delantera y desprendida. Oreja. El cuarto, que metía bien la cara, fue muy mal lidiado desde que salió. Llega a la muleta sin fijar, y Pepín más de lo anterior: hacer el arco, metiendo el pico, acelerado, cuando coge la izquierda bailaba más que Javier Conde en tarde aciaga. Pinchazo pescuecero, tres descabellos, Silencio.

Lo del Cid es serio y preocupante, y afirmo sin rubor que así no se puede ser figura del toreo, por mucho que nos pese. En lo que va de temporada se le han ido puertas grandes, que me acuerde de memoria, en Sevilla y varias en Madrid, además de la de hoy en Pamplona. En el que hacía segundo, no se acopló. Dio naturales para afuera, con la derecha metió pico, y no consigue los naturales que le hemos visto en otras ocasiones. Estocada algo trasera, tres descabellos. Silencio.

Al quinto lo lleva bien con el capote al caballo, lo coloca y lo cuida. Brinda al público. Inicia la faena en el centro del ruedo, templa bien con la derecha, aunque en alguna ocasión meta algo de pico muletero, la faena va a más y se va centrando por momentos. Da dos buenas tandas de naturales. El toro se apaga, y empieza el Calvario, cuatro pinchazos, aviso y estocada en buen sitio. Saludos desde el tercio. Dice a canal+ “Cosas que hay que arreglar” refiriéndose a su fallo a espadas.

¿A qué se imaginan lo que hizo el Fandi?...Correr y correr. Al que hacia tercero le puso banderillas como acostumbra, es decir, marcha atrás…pero ¡¡se equivocó!! En el segundo par medio cuadró en la cara y se llevo un pitonazo en la mandíbula… ¡lo que hace la falta de costumbre! Brindó al público y empezó con mantazos sentado en el estribo, para seguir propinando al cornúpeta mantazos con la derecha, mantazos que termina cerca del cielo, luego se da un paseo, después un mantazo, en fin ¿a qué seguir? Media atravesada. Oreja.

En el que cerraba plaza, hubo alguna variante, como por ejemplo que llevó el toro bien al caballo con el capote a una sola mano. En banderillas puso dos pares a toro pasado e innovó en el par al violín, que fue ponerle una boina roja al toro sobre la testuz, de tal guisa que mas parecía requeté que Jandilla. Inicia la faena de rodillas en el centro del ruedo con unos mantazos muy a modo. Con la derecha mete el pico de la muleta y el diestro en los costillares, dando varias vueltas sobre su eje, hasta que el toro se quedó hecho un marmolillo. Pinchazo sin soltar y bajonazo. Silencio.

Pepín Liria fue despedido con una cariñosa ovación.

Un saludo

EL REMATE
, por Malagueto


UN DIA ME SUICIDO


El Cid me emociona con una gran faena, dominadora, con un toro que no le da facilidades y a la hora de matar lo de casi siempre. Me pone de los nervios. Siendo hoy uno de los días que mejor ha empezado con su segundo toro. El recibo con la capa, dando unos lances rodilla en tierra, me ha recordado al gran Antonio Ordóñez. Ya de pie, unas verónicas muy bien rematadas con dos medias. Con la muleta en su línea de dominio y buen torero. Sacándole al toro lo que no tenía.

Se despedía Pepin Liria de Pamplona y ha estado tan cabal y honrado como siempre. Torero que debe ser ejemplo para tantos pintamonas que andan por ahí. Por entrar a matar con mucha verdad, se ha llevado un pitonazo en la boca. Merecida oreja por su pundonor y vergüenza torera. No por su forma de torear que ha sido ramplona.

Hablar del Fandi es perder el tiempo. Se lleva las faenas aprendidas desde el hotel. Como curiosidad, hoy que por primera vez cuadra en la cara para poner un par, se lleva un golpe en la mandíbula. Como está tan poco acostumbrado a poner banderillas como mandan los cánones. Los demás pares a toro pasado. De capa y muleta, sin comentarios.

Tanta fama los Jandillas y han sido blandos, descastados, punteando mucho y si humillar. Casi todos nobles; lo único destacable.


1 comentario:

Pacopi dijo...

Malagueto, me parece muy bien que te suicides, pero antes de hacerlo deja preparado un perol de caracoles a fin de que Pepe Pastor y yo los comamos durante el duelo. Por aquello de que los duelos con caracoles son menos......
Un saludo