martes, 26 de agosto de 2014

VICTORINOS: NI MÁS NI MENOS (Crónica 9ª de abono de la Feria de BILBAO)

Bilbao 24 Agosto 2014
Última de las Corridas Generales. Media plaza 
Toros de Victorino Martín. Muy bien presentados: 1º manso, 2º toreable, 3º incierto, 4º peligroso, 5º bueno y 6º parado

Diego Urdiales: Ovación y ovación
El Cid: Ovación y  oreja con vuelta
Luis Bolívar: Silencio y aplausos


VICTORINOS: NI MÁS NI MENOS
Por Juan Antonio Franquelo

Emocionante corrida, con seis toros muy distintos de comportamientos y tres matadores dispuestos a jugarse una cornada o como se suele decir: a jugarse la vida. Aquí está muy justificada la frase. No esas figuritas de pitimí con cabras desmochadas, esos robots que les crían los ganaderos para estafar a los paganos.

Urdiales no ha tenido suerte, le han tocado los dos peores toros y el hombre ha hecho lo único que podía hacer, que es lidiarlos. El primero ha sido un manso de libro, ni un pase bien dado ha podido darle. Termina de pinchazo y estocada contraria.
El cuarto es peligroso y nos ha puesto un nudo en la garganta. Midiendo siempre, buscando la ocasión para echarle mano. Cuando siente el engaño cerca, se descompone y termina de pinchazo y de  entera fulminante.

El Cid lancea con suavidad a su primero, se ovacionan sus verónicas rematadas con revolera. Por dos veces lo pone muy bien en suerte, el toro empuja con fuerza. Empieza muy suave la faena, El Cid sabe que la brusquedad no le va a este tipo de toro, tandas con la derecha sin cargar la suerte, sigue con la diestra y se le aplaude fuerte. Comienza el toro a acortar los viajes y pasa a la otra mano, regular la primera tanda de naturales que remata con el ya consabido farol.  Los adornos son muy aplaudidos y continúa con la derecha,  para terminar de media tendida y  descabello.
El quinto es el mejor del encierro y el matador sabe aprovecharlo,  lo recibe con verónicas y acaba con delantales vistosos. Repite poniendo el toro largo al caballo, algo que no se suele ver mucho en estos tiempos, Alcalareño pone un mal par y otro bueno.  De principio con la izquierda, suave, el toro humilla, unos mejores que otros, hacía fuera el toro va mejor, curiosa la actitud del toro. Va acortando los viajes el toro, son ya muchos naturales. Levanta la cabeza en los derechazos, se para, puntea y el matador firme con el toro. Aunque se cruza, ya son medios pases, pero hay emoción. Estocada en su sitio  aunque algo tendida, suficiente y la gente pide la oreja con fuerza.

Bolívar se encuentra de salida a un tercero que sale con muchos pies, labor de banderillero hace el matador; mi idea es que el toro lo pare el peón de confianza, como se decía antiguamente. ¡Los malos modernismos! Ni un quite del matador, yo ya he cobrado.... El toro es desconcertante, unas veces humilla, otras sale con la cara alta. A la voz pasa de mala gana y mucha vulgaridad, no se le puede pedir más al torero. Se le pita al torero por su derroche de arte.  Estocada caída que ejecuta bien y dos descabellos.
Al sexto lo torea regular de capa, tres puyazos en dos entradas, venga, a matarlo en el caballo. Buenos doblones por bajo, pico, toreo modernista, muchas voces que no es muy ortodoxo. Parece que está vendiendo chumbos, creo que si se cruzara algo, el toro embestiría. Lo de las voces gusta al público, siempre se aprende algo. Lucha y se embragueta que es lo único positivo.  Media tendida y metisaca que es un bajonazo, muy efectivo. ¡¡¡ Gora la Aste Nagusia 2015 !!!